Por qué emprender y gestionar emociones van de la mano

Emprender y gestionar emociones

Constante incertidumbre, miedo a no lograr clientes, inquietud por obtener los resultados esperados, etc., son emociones a las que muchas veces se debe hacer frente al comenzar y mantener un negocio. Porque emprender y gestionar emociones van de la mano.

Si un emprendedor no es capaz de resistir la presión, pierde la confianza en sí mismo o no se adapta rápidamente a los cambios, corre el peligro de estrellar su negocio, en lugar de llevarlo al estrellato. Emprender y gestionar emociones no es una tarea sencilla, pero existe una forma de lograrlo: Inteligencia Emocional.

Y es que, el camino del emprendimiento puede ser apasionante, pero, sin duda, también muy exigente. Transformar una idea en un negocio exitoso y hacerlo progresar puede poner a prueba a la persona más preparada. Porque, no podemos olvidar, que detrás de las ideas, se encuentran personas que deben asumir riesgos, tolerar la frustración y resolver eficazmente las dificultades que se les presentan.

Es por esto que cuando hablamos de emprender, no es suficiente con prepararse a nivel técnico. Se hace necesario entrenar aquellas habilidades que permitan enfrentar los desafíos que conlleva, se hace necesario aprender al emprender, aprender a gestionar emociones.

¿Emprendimiento e Inteligencia Emocional?

Emprendimiento e Inteligencia Emocional
Cuando digo controlar las emociones, quiero decir las emociones realmente estresantes e incapacitantes. Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica. Daniel Goleman |Foto: Pexels

Cuando hablamos de Inteligencia Emocional en el emprendimiento nos referimos a la capacidad para percibir, entender y manejar las emociones, dirigiéndolas al logro de objetivos y a un mejor desempeño social.

Cuando una persona posee una elevada inteligencia emocional se mantiene en calma ante la presión, no se deja llevar por sus impulsos y entiende los desafíos como retos, obteniendo mejores resultados y mayor satisfacción en su vida personal y laboral.

Uno de los grandes representantes del desarrollo de este concepto, Daniel Goleman, postula que la Inteligencia Emocional está formada por una serie de componentes de los que te hablamos a continuación.

Componentes de la gestión emocional

  • La autoconciencia, que se refiere a la habilidad para reconocer las emociones propias y entender cómo estas nos afectan, así como de conocerse y valorarse como persona. 
  • La autorregulación, entendida como la habilidad para gestionar las emociones sin que estas nos dominen, asumiendo nuestra responsabilidad sobre ellas y adaptándonos de manera eficaz a las situaciones.
  • La automotivación, que se refiere a la capacidad para emplear nuestras emociones para lograr nuestros objetivos y persistir a pesar de los obstáculos.
  • La empatía, que se define como la habilidad para percibir y comprender las emociones de los demás para responder de manera más adecuada a sus necesidades.
  • Las habilidades sociales, que permiten relacionarse mejor con las personas que nos rodean, comunicarnos más eficazmente, conseguir su colaboración y resolver mejor los conflictos.

Emprendimiento e inteligencia emocional |CoCo, agencia de comunicación
Los optimistas consideran que los fracasos se deben a algo que puede cambiarse y, así, en la siguiente ocasión en la que afronten una situación parecida pueden llegar a triunfar. Daniel Goleman |Pexels

¿Ahora te has dado cuenta de por qué es importante al emprender gestionar emociones? Pero, no se trata de inhibir o controlar nuestras emociones, sino de emplearlas para generarnos un estado de ánimo que facilite la consecución de metas, nos ayuden a conocernos mejor y a adaptarnos a las circunstancias que nos toque vivir.

Si sientes que reaccionas de manera desproporcionada ante determinadas situaciones, te sientes excesivamente preocupado o no te ves capaz de dar los pasos necesarios para hacer avanzar tu empresa, quizá ha llegado el momento de plantearte la necesidad de aprender a gestionar tus emociones.

¿Cómo puede ayudar a tu negocio la Inteligencia Emocional?

Gestión emocional y emprendimiento
La capacidad de expresar los propios sentimientos constituye una habilidad social fundamental. Daniel Goleman |Foto: Pexels

Son muchos los desafíos emocionales a los que se enfrentan los emprendedores y aprender a resolverlos puede ser crucial para lograr el éxito empresarial. Desarrollar la Inteligencia Emocional te puede traer una serie de ventajas:

  • Soportar la presión:

Ser emprendedor implica, especialmente al principio, asumir diferentes funciones, soportar cargas de trabajo importantes, encontrar el equilibrio entre la vida personal y profesional y hacer malabares con los recursos con los que se cuenta. En estos casos, la inteligencia emocional evitará que la persona colapse y persista en sus esfuerzos sin agotarse.

  • Ganar y generar confianza:

Los emprendedores que han desarrollado su inteligencia emocional mantienen la confianza en que su proyecto tendrá éxito y lo transmiten a las personas con las que trabajan o colaboran. Además, persisten más ante las dificultades, al no dejar de creer en sí mismos y encontrar siempre la forma de automotivarse.

  • Mantener el foco:

Los pensamientos y las emociones negativas pueden hacer que nos rindamos ante las dificultades. Gracias al desarrollo de nuestra inteligencia emocional, podremos dejar de lado estos pensamientos y emociones para seguir concentrados en los objetivos, sin olvidarnos de disfrutar del proceso.

No podemos andar solos por la vida, menos emprendiendo

  • Establecer mejores relaciones:

Especialmente importante en el vínculo con los clientes, pero también con los equipos de trabajadores. Saber comunicar, tener en cuenta las emociones ajenas, motivar y generar sinergias con las personas de tu entorno, hará aumentar las posibilidades de éxito empresarial.

  • Adaptarse a los cambios:

En el mundo empresarial todo cambia rápido y poder adaptarse y anticiparse es vital a la hora de emprender. En los momentos de crisis, el emprendedor con una buena inteligencia emocional consigue pensar fríamente, desapegarse emocionalmente y utilizar su creatividad para encontrar soluciones novedosas y reinventarse. Además, aumenta la tolerancia a la frustración y a vivir en la incertidumbre, al responsabilizarse de aquello que está realmente bajo su control.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu gestión emocional como emprendedor?

Emprender y gestionar emociones
En un sentido muy real que tenemos dos mentes, una que piensa y que siente. Daniel Golema |Foto: Pexels

Como comentábamos al comenzar, la buena marcha de una empresa va a depender, no solo de tener en cuenta todos los aspectos técnicos, sino también de prepararse anímicamente para ello.

Ya sea que eres un nuevo emprendedor o que haga tiempo que lleves un negocio, hay muchas cosas que puedes hacer para desarrollar tu inteligencia emocional y aplicarla a tu vida profesional, y también personal:

  • Trata de entender la función de tus emociones:

Las emociones son inherentes al ser humano y no se pueden evitar. En lugar de esconderlas o inhibirlas, debemos aprender a comprender qué sentido tienen y cómo aprovecharlas.

El miedo puede advertirte de todo aquello que pueda salir mal y anticiparte. La ira puede servir para defender tu posición y marcar los límites cuando sea necesario. La inseguridad permite que reflexiones sobre aquello que puedas mejorar en ti. No tengas miedo de tus emociones. Bien manejadas pueden ser grandes aliadas.

  • Conoce tus fortalezas y limitaciones:

Un ejercicio recomendable para cualquier emprendedor, se encuentre en el momento en que se encuentre de su negocio, es el de revisar periódicamente sus puntos fuertes y sus puntos de mejora, tanto a nivel personal como de su negocio, servicio o producto.

De esta manera, podrás realizar los ajustes necesarios para lograr sus objetivos.

  • Focalízate en el ahora:

El emprendimiento lleva aparejada mucha incertidumbre por cómo se desarrollarán las cosas. Esto puede ser problemático cuando las preocupaciones ocupan mucho de nuestro tiempo, porque nos paralizan y aumentan nuestro estrés.

Por ello es importante poner atención a lo que realmente está pasando en el momento presente y lo que está en nuestras manos hacer. En lugar de estar siempre pre-ocupado, ocúpate. Relativiza las dificultades, sé proactivo y desarrolla unos buenos hábitos mentales que te mantengan centrado en los siguientes pasos a dar.

  • Aumenta tu resiliencia:

Se trata de la capacidad de sobreponerse y salir fortalecido de las dificultades. Para ello es necesario tener claro qué es lo importante para cada uno, qué le motiva a hacer lo que hace y a encontrar el equilibrio en su vida. Encuentra tiempos para ti, para disfrutar de otros aspectos de tu vida, respeta tus propios tiempos y confía en que tienes los recursos necesarios para hacer frente a las dificultades como si fuesen retos.

No tengas miedo a equivocarte, porque es precisamente en las caídas en las que entrenamos nuestra capacidad de reponernos.

  • Haz paradas estratégicas:

Pararse de manera sistemática para analizar el curso de nuestro negocio, a nosotros mismos, la situación en la que estamos y el grado en que estamos consiguiendo nuestros objetivos, es uno de los principales hábitos que todo emprendedor debe poseer.

De esta manera, podrás establecer nuevos planes de acción y readaptarte a circunstancias cambiantes.

Gestionar las emociones es una habilidad clave para los emprendedores. Proporciona autoconocimiento y autocontrol, que son fundamentales para no dejarse llevar por los impulsos y responder eficazmente a los cambios. Facilita la empatía y la relación con clientes, socios y trabajadores.

Gestionar las emociones permite que las personas se transformen en verdaderos líderes de sus negocios, y, lo más importante, de sus vidas.

¿Te gustaría recibir una sesión de coach o una propuesta de formación para tu equipo?

Sobre la autora: Lúa Carreira es Psicóloga, Sexóloga y Coach personal y empresarial. Trabaja como asesora en empresas y formando a sus trabajadores en competencias y habilidades para lograr una mayor productividad, eficacia y satisfacción a la hora de desempeñar su labor. Colabora con diferentes ayuntamientos en proyectos de reinserción laboral para colectivos desempleados de larga duración, así como, formando emocionalmente a emprendedores para transformar sus ideas en negocios de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *