Seguridad en redes sociales, situaciones a tomar en cuenta

Seguridad en redes sociales

¿Has pensado en la seguridad en redes sociales? ¿Tomas algunas medidas de precaución? Las redes sociales forman una parte muy importante de nuestra vida. Pero también, de nuestros negocios. Se han colado por la puerta grande en nuestras oficinas y en nuestro trabajo diario. Tal es la presencia y relevancia que tienen, que se han convertido en el nicho perfecto para que hackers ejecuten sus ataques maliciosos. ¡Fraudes!

Ni usuarios, ni empresarios o emprendedores están seguros y exentos de esas amenazas. Mantener unos buenos hábitos en seguridad, te hace evitar una mala experiencia, estafa o fraude en redes sociales. Según datos de la policía española han aumentado las denuncias de estafas mediante transacciones por internet: de 106 en 2019 a 114 en 2020, y las defraudaciones a través de redes sociales de 83 en 2019 a 102 este año, es decir, un incremento del 21%.

Por qué es importante preocuparse por la seguridad de tus redes sociales

Seguridad en redes sociales, cómo cuidarse
Fotos: Pexels

Internet y las redes sociales son caldo de cultivo para que los piratas informáticos ataquen a los usuarios bajo el anonimato, aprovechándose del desconocimiento y desprotección. Su intención es muy variada, desde robar información personal muy valiosa, hasta infectarte con un virus tu ordenador o móvil, entre otros fines muy peligrosos.

Es imprescindible ser prudente y navegar en ellas con sentido común para evitar riesgos innecesarios. ¡Porque no es oro todo lo que reluce! La seguridad en redes sociales te permite adelantarte, anticiparte a los riesgos, evitarlos y hasta combatirlos.

Estafas más comunes en redes sociales

  • Links fraudulentos: los hackers envían enlaces a los usuarios a través de redes sociales como Facebook, pero también mediante apps de mensajería instantánea, como Whatsapp. A través de estos, atacan nuestros dispositivos. Buscan que la víctima abra el enlace y de ahí los llevan a una página web falsa o a descargar algún archivo malicioso.
  • Falsos premios: otra de las estafas más comunes en redes sociales son los falsos premios. Esto es un mensaje que nos hace creer que hemos sido premiados con un viaje, dinero, o un smartphone de última generación, entre otros. A cambio del “regalo” piden rellenar un formulario en el que solicitan datos personales de la víctima e incluso, piden una cuantía por “costes de gestión”. Esto es un fraude, otro timo más. Si recibes un mensaje de este tipo, no lo abras. Bórralo directamente e ignoralo.
  • Phishing: el phishing se aplica no solo a redes sociales, sino a otros canales de comunicación, como correo electrónico. Los atacantes se hacen con los datos de acceso (usuario y contraseña) de los usuarios. Para ello, utilizan ingeniería social para engañar a la víctima para que inicie sesión por ejemplo, en Twitter (otra red social o página web) para que introduzca sus credenciales. Este sitio es falso, pero muy parecido al verdadero. Aquí está la estafa. Los datos introducidos van a un servidor controlado por los ciberdelincuentes.  
  • Dinero fácil y rápido: este es un fraude relacionado con criptomonedas. Prometen al usuario que pueden ganar dinero fácil y rápido utilizando su ordenador. Hacen creer que al instalar un programa se puede conseguir moneda digital. Si bien, existen formas lícitas de hacerlo, otras lo que hacen es aprovecharse del usuario.
  • Supuestas ofertas: seguro que en redes sociales has visto un anuncio para comprar algo muy barato, tanto que te ha picado la curiosidad. Y es que, algunas “tiendas” ofrecen promociones increíbles con las que tentar al usuario a entrar en esa página o a comprar. Pero en ocasiones, detrás de esos enlaces lo que hay es un fraude, como adware entre otras amenazas. Antes de comprar, verifica bien la página web. Busca opiniones de otros usuarios, infórmate sobre lo que venden, etc.

¿Qué hacer y cómo proteger nuestros canales de comunicación?

Seguridad en redes sociales |CoCo agencia de comunicación
Fotos: Pexels
  • Contraseñas seguras. Utiliza contraseñas únicas, fuertes y seguras para todas tus redes sociales. Crea contraseñas conformadas por al menos 8 caracteres entre los que se incluyan: minúsculas, mayúsculas, números y caracteres especiales (asterisco, almohadilla, barras…).
  • No almacenes tus contraseñas de forma automática en el navegador. Si un hacker accede a tu equipo o te lo roban, podrían acceder a tus redes sociales muy fácilmente y con lo que esto supone: leer tu información, mandar mensajes, suplantar tu identidad, revisar tu lista de contactos…
  • Si compartes ordenador con otras personas… Utiliza una sesión privada para acceder a tus redes sociales. Olvídate de cerrar la sesión cuando termines de navegar por ellas. Evitarás que puedan entrar en tus cuentas y llegar a tus datos personales.
  • Antes de autorizar permisos, lee. Al instalar Instagram o LinkedIn, entre otras redes, en tu móvil, se te ha solicitado aceptar permisos por parte de estas apps. Desecha el mal hábito de aceptar todo. Antes de aceptar, lee lo que aprobar esos permisos conlleva. Algunas aplicaciones móviles maliciosas pueden robar tu información logrando que admitas estos permisos.  Tu seguridad en redes sociales está en juego.
  • Configurar la privacidad. Te llevará solo 5 minutos configurar la privacidad en cada una de tus redes sociales. Esta te evitará exponer tus datos en función de tus preferencias o necesidades. Y si quieres que una información no se sepa, no la publiques. ¡Las redes sociales no son infranqueables por mucho que las hagamos privadas!
  • Piensa antes de publicar. Aunque las redes sociales ofrezcan anonimato, también exponen tu vida privada y personal. Todo lo que se publique en redes sociales quedará en internet para siempre. Así que, antes de publicar, piensa.
  • Localización y GPS. Tu actividad en redes sociales deja un rastro en la red. Al tener la localización y el GPS activados, es muy fácil saber dónde has estado con leer un comentario o ver tus imágenes. ¡Cuidado con publicar a cada minuto tu ubicación, estás haciéndole el trabajo más fácil a posibles
  • Cuidado con los enlaces. Antes de abrir un enlace, revísalo bien y fíjate en quién te lo ha enviado. Si sospechas, no lo abras. Asimismo, no hagas nunca clic en un link extraño o del que desconozcas su procedencia, detrás podría haber un fraude.
  • No confíes en sitios web que no incluyan https. Desconfía de aquellas páginas web cuya URL no incluya https, el certificado de seguridad. Si navegas en ellas, estás más expuesto, ya que el riesgo de amenaza es mayor, son menos seguras.  

Ahora que sabes cómo protegerte, ¡cuida tu seguridad en redes sociales! Recuerda utilizarlas con mucho sentido común, sensatez y precaución. Agudiza tu olfato y estate siempre en alerta para evitar posibles estafas que circulan por la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *